Prosa

Mentira

Ayer estuvo borracho uno de mis familiares. Se había presentado aunque desconocíamos el lugar donde se llenó de bebidas. Se había expandido en un sillón de tal manera que todo el mundo pertenecía a él. De repente recordó algo y cogió el tubo. Así que los de la casa oyeron su conversación. Todos miraron atónitos.

Momento de la muerte

Delante de mí estaba la juventud colocada en este camino luminoso. Y yo le veía persiguiendo. Le pregunté después de ir un rato:
– ¿Dónde estamos?
– En la plaza de las dudas.

Confesión

Como pasaba antes estoy ahogándome en la trampa de mis impresiones. Es vacío el mundo de las ilusiones que había proyectado. Soplan vientos oscuros en este mundo. En realidad no hay nada que me molesta. Por qué debe jugar un papel un hecho insignificativo (qué importa si tiene significado) que no me pertenece? No, tengo que cambiar de carácter…En realidad todos nosotros podemos estar solos en cualquier momento, cualquier sitio de la

Mi actitud hacia mi corazón

Cuando comienza la caída de las hojas de los árboles en el otoño de los recuerdos, mi corazón susurra las siguientes palabras: “Dios, ¿por qué es así mi destino? Mi alma siente con elegancia la naturaleza que le brinda el espíritu. La eterna viveza de la naturaleza le deja sorprendido. El respiro profundo de los castaños del bosque

Tengo miedo

La ciudad está dormida al atardecer. Sólo está despierto el sosiego. El grave sosiego que perfora la noche. No estoy dormido. No creo que esta quietud domine solamente mi corazón. Es posible que haya otras personas que no han dormido. Pero yo no las puedo ver. Si hay algo que destruya el silencio de la noche no puedo sentir su presencia. Mis pensamientos no me dejan en paz. No puedo oír hasta el fin la canción bonita del silencio de los sordomudos en un lenguaje ameno. La razón es que las canciones que nunca he cantado me empujan el

Mis peces

Era agosto de este año. Estaba sólo en casa. Quería ocuparme de algo. Eso sería la primicia de la creatividad para el futuro…Hay pececillos de muchos colores en el acuario. Aunque no puedo interesarme suficientemente, tengo mucha vocación. Había olvidado dar de comer a los peces a causa de unos exámenes universitarios. Un día

Mi padre

Cuando yo tenía 10 años, mi papá vivía el apogeo de su vida. Recuerdo bien, era 1969. Escuchaba el discurso de mi papá en la sala de la TSHA, Moscú. En realidad no confío en mi memoria. La memoria traiciona. No sólo sorprende siendo ocultada sino que también hace nacer nuevas ideas para desviarnos de la ruta. No exagero

Digo que…

A veces el hombre se aburre de la vida, quiere disgustarse con la sociedad y aislarse en un desierto tranquilo desconocido en medio de la soledad. Quiere que sólo existan él y Alá. No quiere ver a nadie ni que otros lo vean. A veces duermo durante la mitad del día para sentirme en un lugar desierto. Está tranquilo cuando duerme el

Mala suerte del mundo

¿Quién conoce la edad del mundo? ¿Por qué vivimos en este mundo con esta pasión? Contamos los días, semanas y meses cuando queramos y cuando sea mejor. No sabemos que estos se borran de nuestras vidas. ¡Dios, qué sentimientos albergamos! No sabemos cuándo alguien nos dejará sin aliento. A lo mejor morimos asfixiados en el útero al abrir nuestros ojos y después nacimos.

El árbol y su tronco

Esta es la piedra y esta es la balanza. Si no me crees, pésala tú. A veces empiezo a escribir mis dolores en el cuaderno. Los que oyen, los que ven dicen que será mejor suavizar el tono. Pero cortar el árbol es ser condenado al castigo del Señor. Bueno, voy a suavizar el tono, les dije. Por vuestro favor, empezaré con los árboles esta vez, para que vosotros estéis cómodos hasta que os toque.
[1] [2] [3]