Prosa

Mi padre

Font:      

Cuando yo tenía 10 años, mi papá vivía el apogeo de su vida. Recuerdo bien, era 1969. Escuchaba el discurso de mi papá en la sala de la TSHA, Moscú. En realidad no confío en mi memoria. La memoria traiciona. No sólo sorprende siendo ocultada sino que también hace nacer nuevas ideas para desviarnos de la ruta. No exagero cuando digo que el fervoroso discurso de mi papá me dio mucho ánimo. Mientras escuchaba, llegué a una conclusión que sólo un niño podría llegar. El discurso de mi papá es una habilidad de discursar. Hasta él había escuchado a muchos, pero no puedo decir nada que recordar, porque no me dejaron ninguna impresión. Entonces pensé que la habilidad es un talento divino. Dios reparto los talentos a la quienquiera. Y no siempre coincide con los deseos del humano. Mi padre fue creado para el futuro. El debería nacer quinientos o seiscientos años después, cuando las fuerzas espiritual dirijan el mundo.



Leídos: 627

Comentarios: 0
Escribir sus opiniones sobre este artículo