Prosa

Digo que…

Font:      

A veces el hombre se aburre de la vida, quiere disgustarse con la sociedad y aislarse en un desierto tranquilo desconocido en medio de la soledad. Quiere que sólo existan él y Alá. No quiere ver a nadie ni que otros lo vean. A veces duermo durante la mitad del día para sentirme en un lugar desierto. Está tranquilo cuando duerme el hombre, a menos que los paisajes sonoros y tontos de la sociedad que te molesta disturban tu sueño. Le parecerá interesante a la gente: “Cómo se aísla de la sociedad? El hombre debe vivir en ella”. Las pasiones y los pensamientos del hombre siempre encuentran al hombre vaya donde vaya. Se quintuplica el deseo de vivir el regocijo y compartir los duelos con alguien. Así es.
Para mí, vivir en la sociedad es como andar descalzo en las espinas venenosas. Porque el hombre no es un robot pertrechado de un blindaje de hierro. Tiene sentimientos. Aunque se protege las manos y los pies de las espinas cortantes, es muy débil para proteger sus sentimientos inofensivos. Y la sociedad es el enemigo de los valores y sentimientos más grandes. A lo mejor el único enemigo. ¿Serán así las masas populares en otras galaxias y en otro planetas?



Leídos: 592

Comentarios: 0
Escribir sus opiniones sobre este artículo